The best of lo peor 2015

pattern frutal omar janaan

Como es ya tradición (sólo desde hace un año, pero ya se ha convertido en tradición) termino el año haciendo un repaso de lo acontecido durante estos últimos 365 días. Y este año no ha sido moco de pavo, pues lo he tenido movidito. Me he dado una vueltita mundial y he conocido mucha gente bonita. He dibujado y he hecho jarjanufas. Vamos con el repaso.

 

En el año 2015 yo…

…representé junto a mis queridas compañeras la obra Yo antes era mejor en el Teatro Cánovas, obra de teatro de la programación oficial del teatro para esa temporada.

…dibujé cosichuelas para la presentación la nueva imagen del Patronato de la Costa del Sol. Mi primer acto de imagen exclusivamente política.

…me fui a darme una vuelta a México. Mi primera parada fue Cancún. Como estaba sólo y aburrido me di un paseo de 16 kilómetros por las playas de Cancún.

…volví a compartir casa y experiencias vitales con mi queridísimo amigo Miguel Ángel, que fue el que me invitó a visitarle a México. Allí conocí a la buena de Andi, con la que espero seguir riéndome mucho.

…participé en una exposición con un grabado para el Museo del Grabado Español Contemporáneo de Marbella.

…no he amado a nadie locamente.

…recibí clases de ilustración aplicada a objetos por el insigne Ricardo Luévanos. Gracias a él hice cosas tan chulas como estos cojines o estas postales.

…he probado la guanábana de verdad por primera vez. Las veces anteriores sólo había probado sucedáneos en forma de jugo.

…he colaborado con mis viñetuelas en cuestiones sociales para asociaciones para la defensa de la discapacidad o la cuestión de la inmigración.

…le tuve que contar mi vida a los estudios de diseño mexicano para pedirles trabajo y no me lo dieron porque tenían miedo de que me fuera con mi culo inquieto a dar vueltas por ahí.

…dí una vueltita por la selva de la Huasteca Potosina y allí conocí a mis amigas Michi (Alemania) y Lucía (Argentina) y a mi amigo Felipe (Argentina).

…como no tenía trabajo fijo, me fui a dar una vueltita por los interiores de México. Me fui con Michi y con Lu y recorrimos el DF, Puebla, Cholula y Oaxaca.

…me fui luego a New York con mi amigo felipe. Esta anécdota que cuento es real.

…gracias a mi trabajo en humor y viñetas me entrevistaron en el periódico de Guadalajara y en la radio de allá.

…he comido más que nunca y he adelgazado más que nunca. He probado bocados como una hamburguesa de carne de cocodrilo o helado de aguacate.

…ilustré a mis admirados cocineros vascos de RobinFood. David de Jorge y Martín Berasategui iniciaron una serie de ilustraciones que he dedicado al mundo de la alta cocina vasca.

…impartí un taller de historietas y humor gráfico en el Laboratorio de Arte Jorge Martínez en Guadalajara (Jalisco). Los alumnos de ese taller era A-M-O-R.

…hablé sobre mi trayectoria viñetuelística en un Pechakucha mexicano. Allí conocí a los comunicólogos del partido político de Pedro Kumamoto, uno de los políticos jóvenes y renovadores de México. El Pablo Iglesias mexicano.

…tuve la barba más larga que nunca. Luego me dejé bigote. Luego me quité todo el pelo de la cara.

…he escuchado todo tipo de cumbia y algo muy autóctono de México, la BANDA. He bailado como loco en el antro Pare de sufrir, tome mezcal con mis amigos Juan, Chabela, Felipe, André, Ale, Ceci, Timo, Ale y Gabo.

…empecé a colaborar en la revista satírica El Chamuco, que se publica en todos los Estados Unidos de México. Comparto publicación con los mejores moneros de México. ¡Órale!

…me tuve que quedar recluido un día entero en casa porque peligrosos narcotraficantes sitiaron la ciudad y estuvimos en alerta roja. Viví lo que se conoce en México como NARCOBLOQUEOS.

…me fui de México a Praga (República Checa), invitado por mi amigo Werner. Trabajé en su hostel de Praga para poder pagarme las chucherías.

…compartí exposición con humoristas gráficos de la talla de Javirroyo, Forges, Manel Fontevila, Miguel Brieva o Gallego y Rey para una exposición de humor sobre comida y alimentación en el Museu de la Confitura de Torrent. Participé con unas viñetuelas de mi proyecto de humor gráfico firmado como Soto.

…como seguía siendo freelance, me fui a dar una vuelta por Berlín aprovechando que estaba en República Checa, ya que queda a pocas horas en autobús.

…he trabajado en proyectos gráficos para artistas como tenemos gato o Las flores no lloran.

…volví a España y mi madre lloró al verme. Estuve 9 meses dándome una vueltita por ahí.

…he dibujado para cocineros tan grandes como Arzak, A fuego negro, Karlos Arguiñano y Pedro Subijana. Todo ello gracias al ínclito Julián Armendáriz.

…he visto a Kase.o Jazz Magnetism repartiendo arte a 8000 personas.

…volví a representar la obra Yo antes era mejor junto a mis queridas ratas para la VI edición del festival Costa Contemporánea en Cabo de Gata (Álmería). Lleno absoluto y a la gente se le llenó la boca de risa. Éxito.

…hice un tour castellano y me dí una vueltita por Madrid y Salamanca. Visité el restaurante de mis primas de cocina árabe-fusión. Nunca había estado en 15 años y ahora sólo pienso en volver.

he vuelto a la Universidad de Málaga a terminar mi carrera en Filología Hispánica. Ahora soy el madurito de la clase y los profesores me saludan como si fuera una persona mayor. No sé si alegrarme o HUIR.

…he vuelto a ver y a hablar con dos mujeres del pasado que amé. Eso es bonito.

…he dado una charla sobre dibujoides y publicidad en el IV congreso UMA Investiga. Me divertí mucho e hice que la gente generara mucha risa.

…he dibujado viñetuelas como ésta, ésta o ésta.

…he sido muy feliz.

El TMEO y sus alegres consecuencias

23-12-2015_homenaje_tmeo

23-12-2015_homenaje_tmeo

Llevo publicando desde 2010 inconstantemente viñetuelas en la revista de humor úrico TMEO. Y digo inconstantemente no por la cantidad de material viñetuelístico que les envío a los editores, que suele ser mucho, sino por la cantidad de material viñetuelístico que me publican, que suele ser poco.

Pero en cambio, cada vez que el TMEO llega a mi casa es una fiesta. Tengo que alejarlo de mis familiares cercanos, que apenas se atreven a abrirlo si lo ven pululando por ahí. Su primera reacción siempre es a través del siguiente comentario: “¡Qué pasada!”, pero curiosamente acto seguido continúan leyéndolo -no siempre- y en cuanto se topan con un par de viñetuelas del Kini y del Piñata parloteando sobre política no hacen más que darle la razón.

Y es que tengo familia catalana aunque soy de Marbella (Málaga), por eso recuerdo con mucha gracia cuando incluyeron hace pocos números en el TMEO un poster de Puyol metiendose a paladas todo el dinero robado en el interior del culo y como esa imagen incendió -para risa mía- el grupo de WhatsApp de mi familia catalana.

La cosa es que no me acuerdo muy bien, pero estoy casi seguro que descubrí el TMEO a través de El Listo (Xavier Águeda), ya que hace unos años me fijé en alguna de las pulicaciones fanzineriles de este insigne autor historietil para tener una referencia para publicar y, pese a que conocía bastante bien revistas de la época como Makoki o El Víbora, no había escuchado nunca eso del TMEO. Creo que ni siquiera llegué a comprar la revista antes para ver qué había en su interior, agarré la dirección de colaboraciones que aparecía en su web y  les envíe una serie de viñetuelas y escogieron alguna para publicarla. Cuando la revista llegó a mi casa, corrí a devorarla. ME QUEDÉ FLIPADO, lo aseguro. Pensaba en esa época que ya no se hácia material cafre como el que a mí me gusta disfrutar y pensaba en aquél entonces que eso era una cosa que quedó olvidada a principios del 2000, con la muerte de algunas revistas del sector.

A Mauro Entrialgo sólo lo había leído cafremente en el Makoki y El Víbora, ¡qué delicia volver a verle con liberté en forma de su Herminio Bolaextra! ¡Qué delicia descubrir a Juarma! ¡A Furillo! ¡A Ata! ¡A José Tomás! ¡A TODOS!

Esto me sirvió a su vez para ahondar en la producción viñetuelística de cada autor particular y hacerme fan incondicional de algunos de ellos. Mi pequeño secreto es que yo disfruto mucho con el tipo de humor que se estila en el TMEO, el resto de cosas las hago y las pienso de otra manera a veces para despistar. Por eso, me gusta hacer cosas como ésta, ésta o ésta.

Por eso, cada vez que se publica una de mis viñetuelas en el TMEO, creo que puedo morirme un poco más tranquilo. Porque sé que llegará la revista a mi casa y dejaré absolutamente todo lo que esté haciendo para tumbarme un rato y leerla. <- Apuntad esto, que es una receta para ser feliz -o algo así-.

Desde que publico en el TMEO, me han pasado estas cosas relacionadas con la revista:

  • Mi familia me mira raro (más).
  • Me dejó una novia porque decía que dibujaba en sitios muy indecentes (así lo dijo).
  • Le resulto más atractivo a cierto sector de mujeres (indecentes, seguro).
  • La cantidad de material que me publican es inversamente proporcional al la cantidad de material que les envío.
  • Gracias a publicar en el TMEO he conocido a un mecenas del dibujo que ha hecho que gente como Arzak o Karlos Arguiñano tengan un dibujo mío.
  • Confío en haber conseguido un 0,002 % de risas a alguien al leer alguna de mis viñetuelas en la revista.
  • He conseguido follar (dos veces) con tías punkis.
  • Un requisito mínimo para que una tía salga conmigo es que lea cualquier álbum de Piñata sin vomitar.
  • Juarma encendió un extintor en el bar de mis colegas en el que expuso sus dibujos y el segurata le echó una bronca.
  • He probado un 84% de las drogas que aparecen nombradas en la revista.
  • Puedo disfrutar de políticos follando entre sí sin censura.
  • Puedo leer en papel auténticas barbaridades que me hacen gozar cosa bárbara.
  • He trabajado para políticos que luego he criticado en el TMEO.
  • Miento aún más que antes. En esta lista he mentido al menos tres veces.
  • También copio más que antes. He copiado de Ata eso de mentir en una lista sobre el TMEO.

Podéis encontrar o pedir el TMEO en cualquier tienda de comics o encontrárslo en casi cualquier tasca del País Vasco, lugar en el que nació el TMEO hace casi 30 años.

Su web es ésta: www.tmeo.org

Sed felices.