Menu

Yo antes era mujer

Información

Cliente: Alberto Cortés

Año de estreno: 2014

#escrituracreativa #actuación #teatro

www.comoseralbertocortes.com

Esta es la historia de El Niño Migué.
El Niño Migué nació con el cuerpo equivocado en el entorno equivocado.

Yo antes era mejor es un trabajo anterior que supuso una nuevo tipo de concepción escénica para nosotros: la escena como destrucción-reconstrucción del flamenco. El humor negro de Omar Janaan supuso el ingrediente perfecto a esta maquinaria. Años después, el mimo monstruo se pone en pie para formar Yo antes era mujer. Solo hubo que cambiar una palabra; se llega así al díptico Yo antes era mejor/Yo antes era mujer. En Yo antes era mujer hay una vuelta a la historia, una intención clara de jugar con la narrativa: nuevas narrativas en la comunicación con el espectador que bebe de las construcciones televisivas y cinematográficas; armazón audiovisual escénico que pretende alejarse de la concepción que relaciona el término audiovisual con el uso de proyecciones en la escena. Yo antes era mujer usa el flamenco para degenerarlo/globalizarlo: se coloca en la misma línea que el mundo del deporte y se hace uno con él, se roban pasos mutuamente para transfigurarlo en otra cosa. De esta forma se está haciendo mundano y de todos, compás y regate son lo mismo: flamenco llenando estadios y haciendo uso del término GOL!. Euforia colectiva. La incisión funciona. El Niño Migué baila fútbol y flamenco en su infancia, marcado por su raza gitana. En su adolescencia conocerá la voz de Mina, la cantante italiana. En su futuro será Mina. Yo antes era mujer es la transición de niño gitano a mujer italiana, el camino de una reasignación sexual contado a través de cuatro personajes que son la misma persona. Transexualidad. La primera vez que oyó esa palabra se la dijo el psicólogo del instituto, pero El Niño Migué no la entendió. El trabajo rechaza de forma clara el uso del sentimentalismo en las  temáticas de identidad de género, apuesta por la naturalidad y el distanciamiento de las emociones como arma de fuego.

Intérpretes: María del Mar Suárez, Mariché López, Omar Janaan y Alberto Cortés
con la colaboración de Miguel Zurita como El Patriarca
Música y espacio sonoro: David Ojeda
Texto: Omar Janaan y Alberto Cortés
Coreografía: María del Mar Suárez, Mariché López y Alberto Cortés
Fotografía y video: Marina M. Luna
Creación, dramaturgia y dirección: Alberto Cortés

Con el apoyo de:
Ciclo de poesía y escena El Mal de Tourettee